Los mejores años de tu vida

Los mejores años de tu vida

Quisiera contarles algo que aprendí en estos últimos meses, pero para empezar necesitamos ponernos en contexto.

Después de haber terminado el intercambio regresé a mi ciudad Arequipa en Perú, empecé la búsqueda de empleo ya que había estado viviendo medio año con el dinero de mis padres y algunos premios de Udocz (Si te interesa saber cómo gané con Udocz visita aqui, afortunadamente después de una semana conseguí empleo y hasta el 31 de diciembre pasado, no tuve descanso y trabajé en total en dos empresas locales desarrollando adaptaciones ERP en Odoo.

La verdad que en ese tiempo estuve tan entusiasmado en aprender la nueva tecnología con la que trabajaba que puse todo mi empeño y tiempo, recuerdo salir hasta las 21:00 hrs del trabajo porque quería terminar las tareas asignadas y la memoriable noche donde me quedé con mi jefe hasta la 1:00 a.m. solucionando un bug. El salario no era el mejor, de hecho en la primera empresa me pagaban como un practicante al cambio serian 278 dólares. Después de dos meses me di cuenta que todo este ímpetu mío de querer hacer bien mi trabajo me estaba pasando factura, me vi más viejo, empezaba a ver como unas casi inofensivas líneas de expresión en mis ojos se hacían cada vez más evidentes y le puse un stop.

En ese momento entendí que o me envejecía trabajando como estaba haciéndolo o hacia algo para cambiar mi situación, empecé a postular a otros empleos donde pudieran pagarme mejor y quizás donde no tendría que matarme tanto para eso, envié mi cv a varias empresas, les escribí para tener reuniones pero sin respuesta, en ese momento también reflexioné en que solo estaba trabajando con una tecnología y que a la larga es o me iba a pesar porque no habría aprendido nada más, entonces pensé en dejar el trabajo y desarrollar cosas que me interesaban desde casa esperando hacerme más interesante para otros puestos laborales. De pronto llegó oferta de trabajo en la misma tecnología, pero con un mejor sueldo.

Después de pensarlo un poco acepté y me cambié de empresa desarrollando de la mejor forma que había aprendido y me sentía mucho mejor. Sin embargo, no paso mucho hasta que los proyectos empezaron a llegar ya cada vez eran más y empezaba a agobiarme con la responsabilidad que tenía y así fueron los últimos 3 meses del año, todos los días una batalla, a pesar de los esfuerzos de mi jefa de proyectos para aligerarnos de carga, los desarrolladores eran quien al final tenían que escribir el código se habían vendido.

Con estas experiencias entendí básicamente algunas cosas; la primera de ellas las empresas buscan gente joven a la cual se les puede exigir cosas que sin mucho reclamo siempre se llegan a aceptar, y como eres joven tienes más tiempo y más entusiasmo que ofrecer y eso hace que seas valioso. Pero ahí fue donde me vi y pensé: “Pero también esta es la mejor época de mi vida,pienso con mayor claridad, tengo más energía y ¿realmente voy pasar los mejores años de mi vida trabajando para otra persona?”. Y bueno como es lógico ya pensaba en retirarme para poder empezar algo propio.

Unos meses antes había participado en un programa de formación de profesionales. A finales de diciembre recibí la noticia que había sido aceptado, no me lo esperaba, pero terminé confirmando mi participación y es donde actualmente estoy pasando mi estadía, a diferencia de mis anteriores empleos y quizá sea muy pronto para adelantar opinión, pero está siendo una experiencia muy agradable. A futuro tengo expectativas por aprovechar de esta oportunidad para en mi crecer profesionalmente y dedicar mi tiempo libre para las cosas que me gusta.

A medida que pase el tiempo iré contando las cosas que aprendo y las que hago, y espero que les vaya de maravilla en este nuevo año y que logremos cosas interesantes para contarlas a finales de este. Hasta una nueva oportunidad.